miércoles, 16 de septiembre de 2009

Vergüenza

No me gusta usar este blog para hacer críticas por lo general. Está muy de moda criticarlo todo: a los políticos, las tradiciones, la religión... incluso a nuestros deportistas, artistas, etc. Y es que, ciertamente, en gustos no hay nada escrito.

Quizás esta capacidad de criticarnos es lo que haya hecho que a día de hoy los coches sean más eficientes que hace 20 años, que se busquen alternativas más limpias para producir energía o que tengamos la posibilidad de viajar de un lugar a otro más rápidamente. El ser humano parece no mostrar límites, pero tan alta es su capacidad para sorprender como lo es para defraudar.

Delimitamos con fronteras un planeta pensando que la tierra que pisamos nos pertenece, construimos armas para matarnos entre nosotros; y es que, la naturaleza nos ha hecho así. Al fin y al cabo somos animales, y como estos, peleamos por la tierra, por ser jefes de una manada o por demostrar al sexo opuesto cuán fuerte somos.

La esencia sigue ahí, salvo que ahora en lugar de luchar a zarpazos y dentelladas, lo hacemos bombardeando ciudades enteras, pisoteamos a nuestros amigos por llegar a lo más alto y paseamos nuestro flamante deportivo delante de la discoteca de turno para impresionar a las féminas.

Dentro de la sociedad cada cual tiene su rol, el rol nuestra vida. Hay quien prefiere la elegancia y valentía del caballero; otros optan por usar la fuerza como el bárbaro. Tenemos a los ladrones, que intentan por todos los medios pasar desapercibidos. Los hay nocturnos como los vampiros; elfos, enanos, hechiceras, brujos, sacerdotes, nigromantes,... seguro que hay miles de formas de describir la vida de cada personas guiándonos por sus gustos, metas, motivaciones, rasgos, etc.

Pero, ¿en qué saco metemos a esta escoria?





Aún dudo entre ASESINOS y COBARDES.

España no puede denominarse país desarrollado mientras se permitan este tipo de actos, justificándolo simplemente con ser una tradición.

1 comentario:

Víctor Ruiz dijo...

Analfabetos, catetos, paletos...¿Qué más habrá dentro de las mentes de esos salvajes? Todos y cada uno de los energumenos que participaron en esa "fiesta" se merecen que le hagan lo mismo, ya verás que bien que nos lo pasamos, aprovecharse de esa manera de un animal indefenso.
Erradicar este acto sólo tiene un camino y es modificsr las leyes, quien me dice a mi que un infraser de estos no va a pegar a su mujer o sus hijos.
Y hace un par de meses echabamos las manos al cielo por no estar en el G8.
Buen articulo loix