viernes, 27 de febrero de 2015

Dominique Appia


Esta imagen fue un regalo que le hicieron a mi padre; se llevó en el salón de mi casa desde que era un niño hasta no recuerdo cuando (actualmente adorna el desván de su casa). Me pasaba largos ratos mirando la lámina desconcertado un poco por lo extraño del lugar. ¿Cómo podía estar esa casa construida a la orillas del mar, a la vez tener vistas a una ciudad y a un paisaje helado? ¿Con qué intenciones se acercaba el barco a la casa, iba a chocar?, ¿por qué no tienen cuerpo las mujeres?, ¿por qué queman los libros?, ¿es el espejo una ventana al exterior?, ¿qué hace una cabeza de piedra gigante dentro de casa con esas hojas en la cabeza?, ¿a dónde va ese globo?, ¿por qué no han plantado ese árbol en un lugar más apropiado?

Desconozco si el autor, Dominique Appia (89 años) quería decirnos algo con este "Entre les trous de la memoire", o en español, literalmente "Entre los agujeros de la memoria". Posiblemente, título en mano, no es difícil imaginar que la imagen representa un mosaico de recuerdos entre mezclados que el autor ha vivido (o no). Pero, esto de analizar pinturas tampoco es lo mío, y aunque posiblemente cada obra tenga su significado, al final lo que cuenta es lo que al observador le transmita.

Yo prefiero seguir pensando que esta extraña habitación existe en algún lugar...

1 comentario:

Anónimo dijo...

Doy fe de que es un retrato fiel de las familias de mediados del siglo veinte.impresionante.