sábado, 11 de noviembre de 2017

Los mejores juegos para jugar con un Pentium II y una Voodoo 3

El título de esta entrada más esplícito no ha podido ser y es que hacía mucho tiempo que no tenía ninguno de mis viejos ordenadores montados y funcionando. Os comento un poco antes de empezar...

Un poco de contexto

Actualmente, a parte de mi ordenador de trabajo y ocio (un sobremesa bastante solvente), tengo un portátil de Apple que uso muy de vez en cuando, un antiguo 80486 y un sin fin de componentes "antiguos" de los cuales muchos de ellos no recuerdo ni cómo han llegado a mis manos. Entre esos componentes hay:

- Procesadores Pentium 2, Pentium 3, Celeron y Pentium 4.

- Tarjetas gráficas: Voodoo 3, muchas TNT 2 M64 (la TNT2 de los pobres), GeForce 2 MX400, ATI Rage Fury y la joya de la corona: una Voodoo 4 4500. Lo de joya no es porque fuese lo mejor de su época, si no porque las últimas Voodoo se han convertido en una especie de hardware de culto. 

A todo esto hay que añadirles algunas placas bases, memorias RAM, varios discos duros, teclados IBM mecánicos, lectores de CD y/o DVD, disquetera 3 1/4", etc.

Desde que me mudé a mi nueva casa, tenía todo este hardware repartido entre casa de mis padres, mi antigua casa y mi casa actual. Poco a poco lo he ido juntando todo en una habitación aislada en la última planta de mi Friki Mansión, que de Mansión no tiene mucho; pero como dudo que algunos de mis lectores sepan cómo es, pues le puedo llamar mansión, palacio o castillo.

La cosa es que evidentemente no voy a montar un ordenador con cada CPU que tengo. Sólo quería cubrir el espacio que hay entre mi AMD de tropecientos núcleos y el tranquilo pero fiable 80486. Principalmente quería un equipo que me sirviera para jugar a los juegos que más disfruté, los comprendidos entre los años 1997 y 2001 aproximadamente. Actualmente jugar a estos juegos en un sistema operativo de 64 bits puede dar muchos dolores de cabeza o directamente, es misión imposible.

La configuración inicial 

Como configuración inicial había decidido algo mucho más potente que el K6-II a 400Mhz que yo tenía en el año 99:

- CPU Intel Pentium III a 667Mhz
- Voodoo 4 4500 32MB
- 256 MB SDRAM

El Pentium 4 a 1.5Ghz me parecía demasiado y prefería dejarlo en reserva. 

La cosa es que durante la instalación del equipo algo no marchaba bien. La única placa que tengo compatible con el P3 no quería arrancar a la primera; en uno de los inicios de Windows 98 el sistema operativo se quedó colgado (qué raro xD) y como no veía aquello muy estable ni me apetecía mucho investigar por qué, decidí bajar de nivel:

Al final la cosa ha quedado así:

- CPU Pentium II a 400 Mhz
- Voodoo 3 3000 16MB AGP
- 256MB SDRAM

Esta configuración incluye lo mejor de lo mejor de los años 1998 y 1999. Que cómo veremos, va sobrado para los juegos que me interesaban.

Los mejores juegos para jugar con un Pentium 2 y una Voodoo

¿No tienes dinero para montar un SLI de 1080Ti? ¿Suspiras por los últimos procesadores i9 de Intel? ¿No sabes si tu monitor llega tan si quiera a los 60Hz reglamentarios? Olvídate de los 4K, los 144Hz, la realidad virtual, la refrigeración líquida y las lucecitas de colores. No existen mejores videojuegos que los que se hacían antes: de forma artesanal, sin DLCs, sin Pay-2-Win, sin Pay-2-Fast, sin cofres, sin cartas, sin skins, sin micropagos y sin mierdas.

Los juegos de antes estaban pensados para entretener y divertir, no para vacíar tu cartera, así que sin más dilación, aquí están las joyas del entretenimiento en las que invertí mi juventud :

- Need for Speed IV: después del NFS Underground, es el NFS que más he jugado. No pude llegar a terminar el modo historia por mi increíble y admirable falta de paciencia y habilidad con los juegos de conducción; pero sin duda la sensación de velocidad y su asequible manejo hacía de éste un juego muy adictivo.


 - Resident Evil 2: qué podemos decir de RE2 que no se sepa. Es sin duda mi juego favorito de la saga. Lo he terminado tanto en PC (donde lo acabé originalmente) como con emuladores; más recientemente la versión de Game Cube la cual terminé hace menos de 6 meses. Aunque gráficamente era un juego sencillo para su época; los escenarios pre-renderizados y sus cámaras cinematográficas conseguían una ambientación única.


- Theme Park World: fue un juego que me tuvo enganchado por un tiempo. Lo reconozco, lo mio nunca fue la estrategia, salvo eso sí, Age of Empire 2 (a este último estuve muy enganchado). Pero llamar estrategia a TPW quizás no sea correcto. Más bien es un juego de gestión económica o algo así. Sus divertidos gráficos y estilo, su gran variedad de parques y temáticas que debías de ir desbloqueando y su simpático asistente te ofrecían muchísimas horas de diversión.


- Los Sims: el primer Sims fue toda una revolución. Cuando parecía que estaba todo inventado, surgió un nuevo concepto dentro de la estrategia: la gestión social. Los Sims era un juego prácticamente infinito (hasta cierto punto) ya que casi siempre podías aspirar a más: nuevo trabajo, más amigos, ampliar la casa, empezar una relación amorosoa, compras cosas, tener hijos, etc. Claro que en la práctica llegaba un momento que era casi imposible llevar todos los aspectos de tu sim y al final acababas con depresión, orinándote encima o perdiendo amigos. Un juego al que le dediqué muchas horas, que no he vuelto a tocar desde la primera edición y sus, ojo, 7 expansiones.


- The Curse of Monkey Island: en un mundo en el que al menos para mí, no existía internet; saber que después de Monkey Island 1 y Monkey Island 2, existía un tercero; era algo que desconocía por completo. Por eso aquella tarde cuando vi en Continente (actual Carrefour) un pack con los 3 primeros fue toda una sorpresa. CMI fue el primero de los Monkey Island que no contó con el trabajo de Ron Gilbert, pero aún así, salvo por el final, me pareció un gran juego y muy merecedor continuador de la saga. Sus gráficos al estilo dibujos animados, un gran doblaje a nuestro idioma y una música magistral hicieron de él una mis aventuras gráficas preferidas.


- Rayman 2: no sé muy bien ni por qué incluyo este juego en la lista, pero quería hacerlo. Rayman 2 fue el primer Rayman totalmente en 3D. Todo un salto respecto al primero, pero que por motivos que desconozco, no pude jugarlo en su época. La demo funcionaba, el juego completo no (el juego se salía al poco de empezar la partida). Lo cierto es que para los amantes de las plataformas puede ser una gran opción; eso sí, no está a la altura del gran Super Mario 64.


- Empire Earth: por aquel entonces si te gustaba la estrategia en tiempo real, la opción más evidente era Age of Empires 2. Este último contaba con varios problemas que lo hacían un juego mejorable y en cierto punto podría que incluso desquiciable. AOE2 con muchas unidades funcionaba mal (daba igual qué ordenador tuvieses), la inteligencia artificial no era la mejor y en cuanto a historia pues abarcaba la Edad Media y se acabó. Empire Earth llegó para acabar con todo eso: era un juego bien optimizado, con una IA más refinada y que además abarcaba algo impensable: desde la edad de piedra hasta la Era Espacial. Lo cual daba lugar a partidas cuanto menos rocambolescas: podías bombardear con una bomba atómica a tu enemigo que igual aún no había descubierto el fuego. Eso sí, por alguna razón no tenía el encanto y la profundidad de otros juegos y la saga terminó en un descafeinado Empire Earth III.


- Runaway: esta aventura llegó cuando las grandes compañías de videojuegos ya habían dado de lado al género en favor de otros más rompedores como podían ser los shooters en primera persona. Por eso Runaway significó una gran alegría para los aficionados al género y además contaba con todo para convertirse en un juego aunque quizás no memorable; al menos sí muy digno de ser rejugado en un futuro. Runaway cuenta con gráficos al estilo dibujos animados, de tipo point & clic, con una historia un poco manida pero entretenida, personajes y lugares muy vario pintos y un nivel general que rozan el sobresaliente. ¡Y además española! Tengo que volver a jugarlo.



- Homeworld: con este juego descubría la "estrategia espacial". Posiblemente no fuese el primero que lo intentaba, lo desconozco; pero lo cierto es que lo conseguía y muy bien. La sensación de estar realmente en el espacio, la facilidad para moverte en un entorno tridimensional, las batallas con los distintos tipos de naves, modo para un jugador y multijugador, una música que te sumergía aún más en este inhóspito entorno, los efectos especiales, toda una delicia para los amantes de los RTS y el espacio. Existe una versión remasterizada en Steam, eso sí, no incluye el doblaje original en español.


- Revolt: pocos juegos existían como Revolt que engancharan más en el multiplayer. Posiblemente sea comparable a lo que es Mario Kart, pero en PC no teníamos mucho donde elegir con este estilo; y a falta de Karts, buenos son coches radio control. Los escenarios iban desde el típico barrio americano, a un supermercado, un museo, una tienda de juguetes, un jardín botánico, un editor de niveles... Contaba con una buena variedad de coches, buenos gráficos, objetos para lanzar durante las carreras y mucha, mucha diversión.


- Age of Empires: el inicio de posiblemente el rey de los juegos de estrategia en tiempo real. Podría haber puesto solo el AOE2 ya que lo considero netamente superior y cumple con lo de que funciona perfectamente en un Pentium 2. Pero Age of Empires fue un juego al que también le dediqué un buen número de horas y se merece estar aquí. Lo jugué principalmente en el año 2001; era mi segundo año de universidad y a uno de mis compañeros no se le ocurrió mejor cosa que poner un hub para conectarnos en red local y así compartir documentos, música, películas y como no, jugar en red. El problema era que no podíamos jugar todos a AOE2 ya que uno de los compañeros sólo tenía un modesto Pentium 90. Suficiente para programar en Pascal y C; pero no para jugar al AOE2.


- Half-Life: en el año 99 ya llevaba más de un año en el mercado y aún así aún no lo había jugado. La primera oportunidad me aburrió: ¿qué hago tanto tiempo metido en un vagón de monorraíl? Lo dejé pasar, desconocedor de lo que significaba este título. Un año más tarde, ya en la Universidad, lo vi jugar a uno de mis compañeros, ya pasada la parte de la presentación y el fallido experimento. Qué decir... Half-Life es a día de hoy el referente en el mundo de los FPS. Gracias a su motor gráfico se desarrollaron nuevas franquicias como Team Fortress o Counter Strike. Una historia que sigue levantando rumores y conspiraciones, un juego adelantado a su época en todos los aspectos: la obra maestra de los shooters.


- GTA 2: la saga GTA supo reinventarse cuando el mundo del hardware le dió la oportunidad. El segundo título dejó paso a un mundo completamente en 3D que ha sabido exprimir procesadores y gráficas en todo el mundo. Pero en el año 99 las ambiciones no eran tan altas y GTA2 tampoco lo necesitaba. Después de una frenética intro rodada con actores reales, el juego daba paso a un mundo 2D con ligeros toques 3D en los edificios y un estilo muy sencillo a lo que es la saga hoy dia. La ciudad estaba dividida en 3 bandas y hacer misiones en uno u otro bando hacía que su simpatía hacia ti mejorase o empeorase (lo cual te creaba problemas en según que zonas).  El juego no era ningún alarde en nada, salvo en lo más importante: diversión. Y es que eso de reventar coches y atropellar gente es una fórmula que funcionará hasta el fin de los días. And remember, respect is everything.


- Nocturne: este juego de  terror fue mi tercer juego original después de la saga de Monkey Island y China Crimen en la Ciudad Prohibida. Venía de terminar Resident Evil 2 y todo lo que sonase a terror era deseable. Más de 15 años después es hora de reconocerlo: me equivoqué al comprar Nocturne. Nocturne era una película de serie B hecha videojuego, con muertos vivientes, criaturas del inframundo, vampiros, hombres lobo, etc. Técnicamente era impresionante, los efectos de niebla o el movimiento de la capa de Stranger, su protagonista, rayaban a un nivel sobresaliente. Pero había un grave problema: las cámaras y los controles eran insufribles. ¿Por qué está aquí? Bueno, cierto es que no lo recomiendo, ni es de los mejores juegos que puedas jugar con un equipo tan modesto; pero después de gastar mis ahorros y dedicarle un buen puñado de horas, lo dejo aquí a modo de recuerdo; pero avisados estás: no pierdas tu tiempo. ¡Ah! Se me olvidaba, para más inri, el doblador era Tomás Rubio. ¿Alguien necesita más motivos?


- Sacrifice: Sacrifice llegó con la primera Ge-Force y era uno de esos juegos que le sacaba todo el partido, sobre todo con el tema de la iluminación. Yo lo podía jugar, pero me iba algo lento en mi modesta S3 Savage 3D de 8MB. En Sacrifice eres una especie de mago que huyendo de tu mundo acabas en otro gobernado por 5 dioses (cada cual con su propio mapa) donde tendrás que conseguir una serie de misiones. En cada mapa (gobernado por cada dios) tendrás nuevos poderes otorgados por los dioses.


- Carmageddon 2: recuerdo cuando me dejaron este juego. Me dijeron algo así como que lo habían prohibido y tenía la sensación de que jugando estaba vendiendo mi alma o cometiendo un delito. Lo cierto es que Carmageddon 2 tuvo un gran éxito a pesar de que como juego de coches era muy deficiente en cuanto a cámaras y manejo. Pero a ver quién se resistía a atropellar personas en 3D, con modificadores loquísimos, circuitos y coches muy variados y por supuesto: sangre de color rojo.


- Quake III Arena: en aquella época el título estrella de los cyber se lo disputaban Counter-Strike, Unreal Tournament y Quake III Arena. Aunque posiblemente estos últimos ya llegaron cuando los cybers empezaron a decaer a favor de jugar a través de internet en casa. Quake 3 era frenético, muy rápido, con un manejo que sólo la gente de id Software saben hacer. Además era el rey de los benchmarks; cualquier tarjeta gráfica de la época se medía en FPS en Quake 3. Reconozco que a día de hoy prefiero, por poco, Quake 3; pero en su día fui fiel defensor de Unreal Tournament.



- Grim Fandango: Lucas Arts aún tenía algo que decir en 1998, a pesar de que su época dorada había llegado a su fin; o podríamos decir que terminó con esta aventura. Grim Fandango fue la primera aventura 3D de la compañía y que hacía uso del motor gráfico GrimE (y le seguiría la Fuga de Monkey Island). Estaba ambientada en la tierra de los muertos donde encarnas el papel de un vendedor de paquetes de viajes. Grim Fandango es única por su ambientación al estilo novela negra, su historia, su música jazz y su dificultad, un juego que todo aventurero debe de probar y que además se encuentra en Steam en una edición HD con soporte para nuevos sistemas operativos, mejor iluminación y resolución, y lo mejor de todo, soporte para ratón.



- SWE1 Racer: La cuarta entrega de Star Wars dejó dos juegos: La Amenaza Fantasma (fiel a la trama de la película pero decepcionante como juego) y Racer, un juego de carreras de vainas, del cual tampoco podríamos esperar mucho. Lo cierto es que la mejor crítica se la llevó Racer y con razón. Era un juego muy conseguido, el cual te metía de lleno en el mundo de las carreras de la saga, donde podíamos ir participando en diferentes torneos, desbloqueando nuevas vainas y comprando mejoras. La sensación de velocidad era brutal, los circuitos de lo más variado y la manejabilidad perfecta. Nunca lo llegué a terminar ya que llegaba un momento en el que era incapaz de ganar la carrera y no podía continuar. Un gran juego sin duda y molaría mucho una nueva entrega con gráficos puestos al día.


 - Colin McRae Rally: y seguimos con las carreras, pero esta vez volvemos al mundo real. Con una franquicia que dominó las ventas de juegos de Rallies durante varias entregas. Colin McRae Rally (el primero) fue sin duda mi preferido. Lo jugaba tanto solo como con un amigo, a pantalla dividida en un monitor de 15". Los piques eran míticos: cualquier mínimo error te costaba la carrera y la humillación de perder. El número de coches no era muy elevado; pero ni falta que hacía, teniendo el Subaru Impreza, todo lo demás sobraba. Aún recuerdo el salto en una de las etapas del Rally de Australia,...


- Tomb Raider 2: fue, es y seguirá siendo mi Tomb Raider preferido. Después de Tomb Raider 4 la saga estuvo varios años de capa caída. Eso sí, hay que reconocer que con las dos últimas entregas, Lara Croft ha sabido reinventarse. Tomb Raider 2 lo jugué por primera vez gracias a un CD de estos recopilatorios de la época (Tatoo 4 en este caso), el cual a base de comprimir audios, quitar cinemáticas y demás ficheros prescindibles conseguía meter un montón de juegos en un sólo CD. De Tomb Raider 2 recuerdo sobre todo las fases de Venecia y el Teatro. A día de hoy están desarrollando una versión desde cero con gráficos actuales, hecha por fans y que cuenta con el permiso de Eidos.



- La Fuga de Monkey Island: la cuarta entrega de Monkey Island es la peor aventura de la saga, pero con mala leche además. La tercera parte consiguió dividir a la crítica, pero en este caso fue unánime: La Fuga de Monkey Island nunca debió haber aparecido. ¿Entonces por qué la pongo? Pues porque a pesar de que como Monkey Island era decepcionante, como aventura no estaba mal. Podías dejar pasar que Guybrush pasara de pirata a calzonazos, que su voz en español fuese irritante, que el combate final con LeChuck fuese un chiste de mal gusto (MonkeyKombat), que los escenarios pareciesen sacados de un parque temático infantil, y así un largo etc. La cosa mejoró bastante con la siguiente entrega de mano de Telltale; pero eso es otra historia.


- Diablo 2: si tuviese que hacer un top 3 de mis sagas de videojuegos preferidas, Diablo estaría dentro. Pero no gracias a Diablo 1, ni tampoco gracias a Diablo 3. Diablo 2 fue criticado por considerarse un "Diablo 1.5" en muchos aspectos; pero Diablo 2 supo potenciar lo que necesitaba y convertirse en un juego que inventó un nuevo género: el Action RPG. En Diablo 2 no había un aspecto que destacar sobre los demás, es el conjunto lo que lo convertía en algo único. La música, el completo doblaje al español, los escenarios, las cinemáticas, las habilidades, los enemigos, los jefes finales, las armas, las armaduras, los campamentos... era un universo en el que podías perder horas y horas y olvidar todo lo que pasaba en el mundo real.

- Señor del Olimpo - Zeus: los juegos de gestión económica están muy bien si te gusta vivir la vida tranquilo y sin grandes sobresaltos si haces las cosas bien desde un principio. Zeus, Señor del Olimpo era un juego más de Sierra, entre otros muchos, que vieron la luz con un estilo calcado. Entre ellos estaban Caesar, Faraón y Emperador. Por las razones que fueran, al que tuve oportunidad de jugar fue a éste y la verdad es que me resultó muy entretenido. Distribuir bien los servicios básicos y las barriadas era cuestión de intentarlo un par de veces para equivocarte y aprender de tus errores. Ver como las chabolas se convertían en casas de mármol era algo reconfortante. Al igual que ver como crecía la población y los recursos.


- MDK 2: fue un juego el cual recuerdo como "extraño". Extraño porque no jugué la primera parte, y lo poco que recuerdo de la historia está bastante difuso. Pero lo que recuerdo bien era sus gráficos (y el no poder seleccionar T&L en las opciones gráficas) y buena optimización; el extraño atuendo del personaje principal que le permitía planear o volar si nos colocabamos debajo de un ventilador; el perro fumador o el profesor chiflado (doy por hecho de que estaba flipado). Era un juego de acción en tercera persona que entretenía; en ciertos aspectos me recuerda al Halo (sobre todo en los enemigos). No es que estuviese enamorado de esta saga, pero oye, igual te gusta.


- Dungeon Keeper 2: era un juego de estrategia o también podriamos llamarlo para afinar más: gestión de mazmorras. Se caracterizaba por su estilo diabólico; tan diabólico como rapero era Will Smith. Y es que el humor estaba en el aire. Con DK2 la saga pegó un salto en cuanto a gráficos se refiere, conviertiéndolo todo en un mundo 3D. Las mecánicas fueron ligeramente modificadas aunque al final el objetivo era el mismo: defender y hacer prosperar tu mazmorra. Era un juego único (no había nada medianamente parecido) y eso de azotar a tus criaturas no estaba bien, pero molaba.



- Unreal Tournament: una de las razones por las que me enganché más a UT que a Q3 fue porque este último me funcionaba lento y UT me iba perfecto. Pero UT tenía más razones de peso para ser amado, como su gran diseño de niveles, sus armas, su comunidad o sus modos de juego. UT llegó a ser un juego en el que tuve cierta habilidad hasta el punto de poder competir, con gente muy buena, en las jornadas de informática en mi universidad y no acabar muy mal posicionado. No era tan frenético como Quake 3 ni tan lento como Counter Strike. Estaba situado en el centro, como buen partido político que quiere contentar a todo el mundo. Sus armas rebozaban imaginación, como por ejemplo el rifle de choque, el fatal redentor, el lanzador de cuchillas o el odiado bio-rifle (pistola de mocos para los amigos).



- FIFA 98: FIFA a día de hoy es un juego mundialmente conocido; pero no siempre fue así. Y es que poca gente conocía este juego antes del año 1998. En FIFA 98, EA implementó un nuevo motor gráfico, nuevos movimientos, licencias, banda sonora muy pegadiza. FIFA 98 triunfó en todas las plataformas y podría recomendar algunos un poco más actuales; pero el 98 fue el que suspuso un punto de inflexión y ademas, fue el último en incluir el campo de fútbol sala.


- Age of Empires II: AOE2 es uno de los juegos más lonjevos de la historia. Después de la remasterización sacada en Steam le ha llegado innumerables DLC. Y es que el juego se merece seguir con vida. Es vicio puro; las partidas en red te aseguraban mínimo 3 o 4 horas de juego. Detallados gráficos 2D, gran cantidad de civilizaciones, cada una con unidades propias y árbol de tecnologías, modos de juego, campaña, editor de terrenos, etc. Y si la cosa se alarga demasiado, siempre puedes usar howdoyouturnthison:

- Hércules: éste es un juego más, tipo plataforma, de la factoría Disney, como fue El Rey León o Aladdin. Pero Hércules me pareció estar un paso por encima de los anteriores, aunque decir esto me puede hacer ganar algunos enemigos. La primera vez que traté de jugar a Hércules fue con un ordenador 80486, y al no cumplir los requisitos mínimos, funcionaba lento. Como es propio de los juegos de películas Disney, cada fase está basado en alguna parte de la película.


- Commandos: Más allá del deber: Commandos es un juego que a pesar del tiempo que ha pasado, ha quedado grabado en la memoria de todos los jugadores que lo hemos jugado. Frases como "Eso está hecho, jefe", "y por qué no lo intenta usted" o "oki doki" no han sido olvidadas por ningún jugador. La ambientación es sublime, al igual que su dificultad; la que no daba lugar a improvisaciones. Personalmente nunca llegué a tener paciencia para pasar más allá de la tercera misión; pero eso no quita que sea un juego excelente y altamente recomendable.


- Anno 1602: La saga Anno, hoy en mano de Ubisoft, es una saga de juegos de estrategia que comenzó con este título. Ambientada en la época de la colonización del nuevo mundo, es un juego donde tienes que gestionar los recursos naturales y económicos para hacer prosperar tus colonias. Cuenta con un número un tanto limitado de edificios y opciones, pero en su sencillez radica su encanto: establece acuerdos comerciales, planta en tierras fértiles, asegúrate de tener contentos a tus aldeanos... y todo marchará bien.


...y podría seguir, pero en algún momento hay que dejarlo. A todos estos juegos le dediqué sus buenas horas en su época. Como veréis son todos para jugar en una máquina como la que especifico. Posiblemente muchos de ellos aún funcionen en máquinas actuales, hayan sido parcheados o remasterizados para que se pueda seguir disfrutando de ellos.

No hay comentarios: