jueves, 15 de octubre de 2020

Monkey Island cumple 30 años

El 15 de octubre de 1988 nacía uno de los juegos y aventuras que más influyeron en toda una generación de jugadores: The Secret of Monkey Island.

Eran mediados de los 90 cuando pude hacerme con un ordenador 20826 de segunda o tercera mano. Un ordenador muy antiguo pero que me sirvió para iniciarme en el mundo de la informática. El primer juego que caté y cuyo género me quedé prendado fue Maniac Mansion. Era tan diferente a los juegos que había jugado hasta entonces en Nintendo NES. 

¿Y ahora qué hacemos?

Una tarde, un chaval un par de años mayor que yo, quiso enseñarme su ordenador. Un flamante 80386 con monitor en color (el mío era en blanco y negro) y impresora matricial. Me llevaba siglos de ventaja; pero lo que más me llamó la atención fue sin duda el juego que me enseñó: The Secret of Monkey Island.Si ya me pareció una pasada poder moverme con total libertad por una mansión llena de chiflados; la idea de moverme por todo un archipielago en mitad del Caribe era de locura.

Por supuesto, me hice con aquel juego de forma poco ortodoxa y desde entonces me marcó para siempre. Junto con Half-Life, son las 2 sagas que más me han gustado y de las que nunca me canso jugar.

¡GROG, GROG, GROG!

Cuando comencé a jugar, recuerdo que uno de los sitios donde más tiempo pasé atascado (por aquel entonces eso de buscar las cosas en Google no se llevaba), fue al llegar al interior de la cabeza de mono en Monkey Island. No sabía que tenía que hacerme con la cabeza del navegante y ya sabéis. 

En aquella época los juegos no te ayudaban a avanzar. No tenías un rombo flotante sobre el mapa con tu destino, ni pistas para resolver el puzzle. Era parte de la magía de aquellos juegos.

Ojalá algún día Ron Gilbert pueda recuperar la franquicia y al menos darle un final a esta saga como se merece.

domingo, 6 de septiembre de 2020

Conjunción Marte y la Luna

En la noche de ayer la Luna y Marte se "acercaron" tanto que desde algunas partes del planeta, se pudo ver cómo nuestro satélite ocultaba al planeta rojo. Esta foto fue tomada unas horas antes de que el evento ocurriera (lo sé, habría molado más haberla tomado cuando ambos cuerpos hubiesen estado más cerca).

Luna vs Marte

Si quieres apreciar el planeta Marte con claridad (un puntito a la izquierda), te aconsejo que pinches en la imagen para abrirla en la web de Flickr. Una vez allí sólo tienes que pulsar L para verla en grande... claro que a veces olvido que el 80% del tráfico de la web viene desde dispositivos móviles.

jueves, 20 de agosto de 2020

Me voy a máquina

Esa era la expresión que usabamos muy a principio de los 90 para decir que ibamos a clases de mecanografía. Por aquel entonces lo de la informática todavía no había llegado a todos los hogares; y sin embargo, era bastante habitual contar con una máquina de escribir. 

He encontrado una foto de la mía (hasta del mismo color); pero que ya no tengo porque se llevó un golpe y el retorno de carro dejó de funcionar. Era una flamante Olivetti Lettera 25; que dicho así, parece que estoy presentando un escaparate de El Precio Justo. Una de las cosas más divertidas que tenía era la triple selección de color (negro, blanco y rojo). El blanco lo que hacía era no levantar la cinta con la tinta cuando pulsabas la tecla.

Salvo por el detalle de la Ñ, era igual
asdfg asdfg asdfg asdfg asdfg asdfg asdfg asdfg asdfg asdfg asdfg asdfg asdfg asdfg asdfg asdfg 
asdfg asdfg  asdfg asdfg asdfg asdfg asdfg asdfg asdfg asdfg asdfg asdfg asdfg asdfg asdfg asdfg 
asdfg asdfg  asdfg asdfg asdfg asdfg asdfg asdfg asdfg asdfg asdfg asdfg asdfg asdfg asdfg asdfg

jueves, 13 de agosto de 2020

Adiós, Twitter

Era (soy, la cuenta sigue ahí) usuario desde febrero de 2009, medianamente activo, compartía capturas de pantalla de juegos, alguna opinión, comentario random, etc. El feedback que tenía era casi siempre nulo; aunque siendo sincero, eso no me importaba. Si me importara el feedback en internet, este blog hace años que habría dejado de existir.

Twitter lo tiene muy complicado para sobrevivir ahora que he dejado la plataforma
Son varias las razones por las que he decidido dejar de usar Twitter; aunque tengo que matizarlo. Mi cuenta sigue abierta (pero privada, siempre había sido publica).  He eliminado a todos mis seguidores (salvo a mi hermano y otras cuentas que yo gestiono). Y la mantengo en lugar de eliminarla, para poder comunicarme con servicios de atención al cliente que ofrencen soporte por Twitter (Correos, Seur, Fnac, etc.)

Como red social, cada vez me gustaba menos por varios motivos.

- Twitter no deja de recomendarte gente a la que seguir.
- Las tendencias casi siempre son temas políticos.
- La política tiene mucho peso en Twitter.
- No me interesan los favs de nadie.
- Me gusta ver el timeline en estricto orden cronológico (hay apps de terceros, pero paso).
- Aunque no te interese la política, vas a ver política.
- Todo el mundo siempre tiene la razón en Twitter en temas políticos.
- La gente arregla el mundo desde Twitter.
- La app oficial es mitad contenido, mitad publicidad.

Bien. Parece que la política no sólo no la quiero en mis redes sociales, si no que es un tema que de alguna manera, a veces me acaba calentando. Por supuesto que se puede depurar tu timeline eliminando o silenciando a las personas a las que sigues, y así conseguir lo que quieres.

El problema era, que aún haciendo éso; realmente twitter no me aportaba absolutamente nada, ni a nivel personal, ni relacionado con mis hobbies, ni profesional, ni nada. Así que después de más de 11 años, una mierda menos a la que prestar atención.

Si por casualidad, te interesa mínimamente mi actividad en alguna red social, sigo activo en Instagram donde puedes ver mi cuenta sin restricciones.