viernes, 20 de octubre de 2017

Tramitación de garantía para un dispositivo Nexus / Pixel de Google

Ayer mientras utilizaba mi Nexus 6P de repente se reinició y al parecer entró en bootloop. Bootloop es algo así como un reinicio contínuo del cual nunca sale. El dispositivo está fabricado por Huawei así que tenía la opción de tramitar con ellos la garantía a través de esta página: https://service.huaweispain.com/ . Había leído por foros que en estos casos lo normal es que Huawei haga un cambio de placa, pero que el proceso se puede demorar un tiempo. Desconozco cuánto, pero ya una vez me pasó algo parecido con Samsung y estuve un mes sin teléfono.


En este caso me daba un poco más igual ya que el Nexus 6P es mi teléfono para desarrollo y lo tengo como segundo móvil; pero como este Nexus había sido adquirido a través de la Google Store, decidí tramitar el RMA a través de Google que según dicen, es más rápido y mejor.

Muy a tener en cuenta antes de tramitar nada a través de la Google Store

Si adquisite el dispositivo a través del mercado de segunda mano, como es mi caso, es muy conveniente (desconozco si obligatorio) que nada más tengas el teléfono en tu poder te pongas en contacto con Google para que asocien el dispositvo a tu cuenta a través del IMEI.  Yo así lo hice y aunque no vas a poder ver el dispositivo en tu historial de pedidos, realmente se queda asociado a tu cuenta y el proceso de tramitación de RMA ha sido mucho más sencillo. De hecho cuando contacté con ellos le dije que el teléfono lo había comprado de segunda mano y asociado a mi cuenta y es algo totalmente legal y no pierdes el derecho a la garantía por ello. En mi caso el teléfono era de enero de 2016 por lo que aún le quedaban unos meses de garantía.  

Durante la llamada a Google (que por cierto es un número gratuito) te piden hacer algunos pasos para tratar de revivir el terminal. En mi caso, acceder al recovery y hacer wipe de la caché y poco más. Lo cierto es que no ha funcionado, así que muy amablemente me han dado dos opciones:

- La primera es que ellos inmediatamente me mandan un teléfono exactamente igual al mío (modelo, color y capacidad) y en cuanto lo reciba yo les devuelvo el terminal averiado. Durante todo este proceso Google me hará un cargo en mi cuenta a modo de fianza y me lo devuelven en cuanto ellos reciba el teléfono.

- La segunda opción es que ellos me envían unas etiquetas de UPS en PDF, empaqueto el dispositivo (sólo el terminal, sin ningún accesorio) y yo me pongo en contacto con la empresa de mensajería. Ellos se lo llevan y cuando Google lo reciba, me mandan el nuevo teléfono.

He seleccionado la segunda opción porque como digo, este Nexus era mi segundo terminal y tampoco me corre demasiada prisa; y de paso me evito cargos temporales en mi cuenta.

A día de hoy, viernes día 20 de octubre de 2017, he contactado con la empresa de mensajería para que se pasen a recoger el terminal. Ya lo tengo bien empaquetado, con el terminal protegido, con la etiqueta de RMA en el interior y la de envío bien pegada en una sobre de cartón de Amazon. Como es mediodía ya, me han dicho que se pasarán el próximo lunes por la mañana.

Iré actualizando con fechas y estado de todo el proceso para que a quien le pueda ser útil, se haga una idea de cómo de ágil es el tema.

CONTINUARÁ...

viernes, 6 de octubre de 2017

El cementerio de los programas olvidados

Dejando de lado mi época con el 80286 y 80486 donde me limité principalmente a jugar (yo diría exclusivamente); cuando aterricé de lleno en Windows 98 con mi K6-II con 3D Now! (wooooow) un mundo de posibilidades multimedia y ofimática se abrió en el cielo. Eran varias las aplicaciones que acompañaban al sistema operativo y drivers en cada formateo. Y ahora que lo digo, creo que antes formatear el PC era un hobby o es que era realmente verdad que Windows se degradaba de mala manera.

Pues hoy quería hablar de esas pocas aplicaciones que eran fijas cada vez que instalaba Windows 98. Realmente no eran muchas y algunas de ellas siguen estando en nuestro día a día (en versiones más actuales) como puede ser Microsoft Office; pero hay otras que han pasado totalmente al olvido, por lo menos por mi parte y quede esta entrada como un pequeño recuerdo y homenaje a aquella bonita época de la informática.

1. CDRWin
Fueron muchos los programas que usé con mi grabadora HP 8250i (de 40.000 pesetas) hasta que di con una combinación que no me hiciese tirar CDs que costaban entre 100 y 200 pesetas cada uno. Lo peor era que aún no existía la protección contra el vaciado del buffer y si por lo que fuese la grabadora se quedaba sin datos mientras grababa, te quedabas sin disco y tú con una cara de tonto para enmarcarla. Grabar de CD a CD al vuelo era un deporte de riesgo solo aptos para bolsillos pudientes y corazones sanos.



CDRWin fue el primer programa que utilicé para hacer copias de CDs y el resultado por alguna razón no era del todo bueno. Me fallaba en el 20-30% de las ocasiones, lo cual era una burrada. Un día conocí a la ovejita de CloneCD y desde entonces fui feliz.

2. ACDSee
Si la memoria no me falla, las únicas opciones para ver una imagen en Windows 98 eran o usar Paint (que no tenía soporte para PNG) o Internet Explorer. Además en Paint no podías pasar de una imagen a otra dentro de una carpeta con las teclas del cursor como sí podemos hacer hoy día con el visor de imágenes integrado. Así que un visor de imágenes era casi obligatorio. En mi caso siempre instalaba el mismo: ACDSee 3.1.


3. Winamp
Este programa no necesita mucha presentación. Por aquella época el MP3 era el presente y no parecía que fuera a aparecer nada que le hiciera temblar. Winamp se estableció como una de las mejores opciones para reproducir música de forma local, así también como para escuchar emisoras de radio online haciendo uso de la tecnología shoutcast


El declive de Winamp comenzó posiblemente con la aparición de iTunes y Spotify. Fueron varios los rediseños que hicieron en las versiones 3 y 4; pero ninguna funcionaba tan bien como las 2.9x.

4. WinAce
A finales de los 90 y principios del 2000, internet no se ponía de acuerdo en qué formato de compresión usar. Al igual que a día de hoy, el principal era el formato ZIP. Quizás no fuese el que mejor ratio de compresión tenía, pero funcionaba bien y casi cualquier aplicación lo soportaba. Así que parece que con WinZip podríamos tener más que suficiente, pero no. El formato RAR estaba cada vez más presente, así que había que tirar de WinRAR, que afortunadamente soportaba ZIP. Pero nos falta otro jugador en el campo de los formatos de compresión, y ése era el formato ACE. 


Desconozco la historia de los formatos de compresión y todo lo que le rodea, sólo sé que WinAce soportaba Zip, Rar y Ace. Así que se convirtió en mi primera y única opción como programa de compresión y descompresión durante muchos años.

5. MSN Messenger
Todo el mundo ha superado que MSN Messenger ya no está entre nosotros; pero si hace 15 años nos hubiesen dicho que Microsoft iba a cerrar Messenger posiblemente nos habríamos quedado igual si hoy nos dicen que van a cerrar Whatsapp (no pasa nada, existe Telegram).



Messenger era un punto de encuentro con los amigos y familiares muy colorido. Te podían molestar con los zumbidos, llamadas de voz, texto de colores, emoticonos (que parece que los haya inventado Whatsapp o Apple) y un montón de tonterías que nos hacían la comunicación más entretenida. Mención especial a un add-on casi obligatorio como era Messenger plus, que entre otras cosas te guardaba un registro de todas tus conversación en ficheros de texto.

Y hasta aquí este pequeño recordatorio, próximamente una segunda parte con algunas aplicaciones más que he dejado guardado en el tintero. Y recordad mirar hacia atrás, el mono de 3 cabezas os está observando.

martes, 26 de septiembre de 2017

Echando un vistazo atrás en el mundo de la informática personal

Echar un vistazo al mundo de la informática es algo curioso cuanto menos. Recuerdo perfectamente cuando a finales de los 90 empecé a comprar alguna revista de informática personal. De estas que una página era de publicidad y la otra era un publirreportaje.

¿Quién no quería una Voodoo cuando veía esto? Aunque supieras que las TNT eran más rápidas
Pero a mí me fascinaba igualmente, ver aquellos monstruos muy lejos de mi alcance. Gráficas como la Voodoo 2, el Pentium MMX, juegos en 3D o sistemas operativos basados en ventanas. Lo más cerca que podía estar de ese mundo era con mis revistas y con mi 80286 de segunda o tercera mano. A día de hoy me sigo preguntando si aquella época fue más apasionante por ser novedad y ser un mercado sin saturar como lo es ahora; o es que ahora realmente ya soy más viejo y me aburre más.

La informática doméstica se abría paso a finales de los 90 con mucha fuerza
 Estas revistas eran como una ventana al futuro, pero un futuro que ya estaba ocurriendo. De repente todas las familias necesitan tener un ordenador en casa para no perderse el tren hacía el mundo digital: impresoras a color, grabadoras de CD, monitores de 14" y 15", tarjetas de sonido envolvente y todo un despliegue tecnológico para luego instalar el Microsoft Word y la Encarta 98

Yo me enganché a este mundo unos años más tarde; era el año 1999 y estudiaba primero de bachillerato. Por aquel entonces ya había jubilado mi 80286 y era poseedor de un 80486DX2 de la marca Compaq. Utilicé las 150.000 pesetas de una beca para comprar mi PC. Un K6-2 a 400Mhz, con monitor de 15", aceleradora 3D, tarjeta de sonido envolvente, 64MB de RAM, 6GB de disco duro, etc. Misteriosamente al año siguiente mis notas bajaron.

Y es que, los ordenadores de los 90 eran muy bonitos. Quién podía decirle que no a algo así:

El color beige inundaban los ordenadores de los 90, tuvo que llegar el modding y cargárselo todo

La publicidad en el mundo del PC y videojuegos a día de hoy está enfocada a un público más pudiente
El caso es que yo venía a hablar de revistas antiguas, y se me ha ido el tema un poco de las manos. El tema de la publicidad para el mercado de videojuegos seguía muy enfocado en los más pequeños de la familia. Y los adultos que jugaban al PC o consola permanecían en las sombras por el posible rechazo de la sociedad. "¿Juegas a los marcianitos con 30 años?"

Lo cierto es que a los jugadores de PC el tiempo nos ha dado la razón y esto es así porque lo dice un pollo de goma con polea en medio. La plataforma de PC goza hoy de más popularidad que nunca. Son muchos los que desde consolas dan el salto a PC. Sobre todo en el momento que consiguen cierta solvencia económica, porque seamos realistas: jugar en PC es más caro. Al menos si tienes intención de jugar a los triple A. Es cierto que los juegos en PC son algo más baratos, pero por contra no los puedes revender como puedes hacer en consola con los juegos físicos. Por otro lado, jugar a 2K o 4K a 60fps requiere de una inversión muy importante.

Aunque Microsoft sigue siendo reina en el ámbito doméstico, en aquella época ni tenía competencia
La palabra multimedia estaba en boca de todos aunque nadie tuviese claro si aquello era útil tan si quiera. Un PC de 200.000 pesetas lo podías justificar a tus padres enseñándoles la Encarta 98, la cantidad de información que tenías disponible sin necesidad de tener internet; y aún con internet, en aquella época no existía aún la Wikipedia. Eso sí, luego lo que realmente interesaba eran los juegos, había que sacarle partido a esas tarjetas gráficas de 30.000 pesetas (ahora las de gama más alta se van hasta a los 1000 €); claro que en aquella época la cosa no era tan compleja, aunque un servidor se lo pasaba mejor.

viernes, 22 de septiembre de 2017

Battlefield 1 terminado

El multijugador por alguna razón no me ha enganchado, aunque intentaré darle una tercera oportunidad antes de desinstalarlo. La campaña es un poco superficial y corta pero está entretenida. Gráficamente el juego aunque no es lo más potente que hay hoy en día, no está del todo mal. Quizás el nivel de realismo e inmersión alcanzado en Battlefield 4 haya sido la pega que le he encontrado a este Battlefield 1. Me esperaba más, pero a día de hoy me quedo con BF4; me parece el mejor multiplayer bélico jamás creado.


jueves, 21 de septiembre de 2017

¿Full-Frame vs APS-C vs micro 4/3?

Un novelista le dijo una vez a un fotógrafo:
- Me encantan tus fotos ¿qué cámara usas?
A lo que el fotógrafo respondió:
- A mí también me encantan tus novelas, ¿qué máquina de escribir tienes?

Y de esta forma me gustaría presentar el actual dilema que se le presenta a cualquier aficionado o profesional de la fotografía cuando quiere comprar o renovar su equipo. Elegir entre el bando de las DSLR y las cámaras EVIL (o mirrorless) no es fácil. Es más, si atendemos al tamaño del sénsor (full frame, APSC y micro 4/3) nos encontramos que todos estos formatos están disponibles en cámaras sin espejo, lo cual hace aún más difícil la elección. Pero para simplificar vamos a dejar sólo 3 combinaciones posibles (aunque muchos no estén de acuerdo):
  • DSLR con sensor Full-Frame
  • DSLR con sensor APS-C
  • EVIL con sensor m4/3
¿Y por qué obvio las cámaras EVIL con un sensor mayor? Pues principalmente porque la principal ventaja que le veo a las cámaras EVIL a día de hoy es su portabilidad. Si elegimos una cámara de este tipo con un sensor APSC o Full-Frame, estamos condenados a comprar ópticas más pesadas y caras; con lo que al final la principal ventaja (el peso) se acaba esfumando. Y ojo, no digo que una EVIL con un sensor APSC sea mala idea; puedes tener tus motivos para elegir una, pero personalmente, de ser así, cogería un sistema réflex.



Cuáles son las ventajas de cada formato
Para no hacerlo demasiado extenso, vamos a intentar no profundizar demasiado para no liarla parda.

El formato micro 4/3 destaca por su portabilidad y por ofrecer buenos resultados en cuanto a calidad de imagen se refiere. Siendo incluso muchos los profesionales los que han abandonado el sistema reflex tradicional a favor de este formato.



Por otro lado tenemos el clásico 35mm o full frame. Este formato fue una respuesta portable a lo que es el medio y gran formato en fotografía. Pero a día de hoy es considerado por muchos un mal compañero de viaje y de trabajo por su peso y tamaño de ópticas. A favor tenemos un rendimiento ISO que duplica en la mayoría de los casos al formato APSC y por ende, es superior al micro 4/3. Además los mejores cuerpos y ópticas los encontraremos en este sector.



Por último tenemos el formato APSC. Un formato extremadamente popular en fotografía digital gracias a la popularización de precios tanto de los cuerpos como los objetivos. Se encuentra en un término medio en cuanto a rendimiento ISO, profundidad de color, etc y portabilidad respecto a los 2 formatos anteriores. Es cierto que en cuanto al tamaño del cuerpo de la cámara no hay grandes diferencias respecto a otros cuerpos FX, pero en ópticas zoom la cosa cambia mucho y hay que tenerlo muy en cuenta a la hora de decidirse por un formato y otro.

¿Qué formato me interesa?
Pues como cabe de esperar, no hay un respuesta mágica para la pregunta del post; así que la elección de cada formato dependerá del uso y preferencias personales. Ninguna de las opciones es perfecta y todas tienen sus inconvenientes. Crearemos una serie de preguntas y respuestas para encontrar el formato más apropiado a tus preferencias. Cada pregunta puede tener más de una respuesta según como se enfoque, pero intentaré dar la mejor respuesta posible dentro de un marco objetivo.

Voy a hacer fotografía de estudio y quiero dedicarme profesionalmente al mundo de la fotografía.
Los 3 formatos te van a servir pero si tienes pensado hacer grandes ampliaciones para tus clientes y no necesitas necesariamente que tu equipo sea portable, el formato FF es además el que menor profundidad de campo ofrece. Es la mejor opción a mi entender.

Me gusta la fotografía deportiva, fauna y spotting (fotografía de aeronaves).
Para este tipo de fotografía necesitamos principalmente dos cosas. Una cámara con un buen módulo de enfoque y mucha focal. En este caso el formato APSC puede ser nuestro aliado conviertiendo por ejemplo un 300mm en 450mm (sigue siendo 300mm pero el factor recorte hace que vea parecido a un 450mm). Una Nikon D850 te sirve perfectamente pero para qué gastar más del doble, existiendo la mejor APSC del mercado: la Nikon D500.

Quiero una cámara todoterreno para llevar siempre encima.
Una compacta avanzada puede ser la respuesta, incluso tu propio teléfono móvil si cuenta con una buena cámara. Pero si estás aquí es porque no te quieres ver limitado por aspectos como objetivos no intercambiables, rendimiento en ISO pobres, falta de modos avanzados, etc. Dicen que la mejor cámara es la que se utiliza. De nada te sirve tener una cámara Full-Frame con los mejores objetivos del mercado si luego te da pereza sacarla por ser muy pesada, por llamar demasiado la atención, por no saber si realmente la vas a usar o no, etc. Encuentro en este aspecto las cámaras micro 4/3 como la mejor compañera que puedes tener. Un rendimiento válido para prácticamente todo el mundo, con ópticas más pequeñas y más "baratas" (entre comillas, hay de todo).

Dicho ésto, ¿quiere decir que no puedo usar una FF en un viaje? Por supuesto que puedes e incluso es buena idea si tu motivo principal es el fotográfico y te gustan las sensaciones que transmiten una cámara réflex. Simplemente se trata de encontrar la cámara que mejor se adapta a ti y a tu situación.