sábado, 28 de noviembre de 2020

Assassin's Creed Odyssey TERMINADO en Xbox One X

Hace dos años y unos meses acabé Assassin's Creed Origins, mi primer AC, el cual tengo que decir que me gustó mucho; sobre todo por las mecánicas mezcla de combates y RPG, junto con su ambientación, situada en el antiguo Egipto. He tardado mucho en ponerme en serio con la continuación; pero cuando lo he hecho, tengo que reconocer que me ha enganchado de mala manera.


Assassin's Creed Odyssey no te cuenta una gran historia, ni tiene un gran guión. Sus misiones secundarias son repetitivas y el propio desarrollo del juego en sí lo es. ¿Entonces que me ha mantenido jugando más de 70h a Assasin's Creed Odyssey?

Hay muchos aspectos a alabar sobre este juego; pero comencemos por el principio.

 En AC Odyssey, podemos elegir entre un protagonista masculino o femenino. Esto no afectará demasiado a la historia, aunque con matices que no voy a revelar para evitar spoilers :). Yo he elegido a Kassandra, es decir, la mujer. La protagonista del juego (al igual que su homónimo masculino) es espartana de nacimiento. Kassandra no cumple con los requisitos espartanos al nacer y es arrojada... no sé cómo se llama, los que hayáis visto la peli de 300 ya os podéis imaginar lo que le pasa. Paso de buscarlo.

Los combates tanto navales como cuerpo a cuerpo son muy entretenidos

En fin, que la chica crece convertida es misthios, es decir, mercenaria. Nos encontraremos ante un grandísimo mapa en el cual se libra la guerra entre Esparta y Atenas. Que vuestro pasado sea espartano no quiere decir absolutamente nada, y durante todo el desarrollo del juego nos podremos ir decantando por un bando o por otro indistintamente a la hora de hacer misiones y demás.

La parte importante de la historia está relacionada con... un par de personajes que no voy a nombrar y por otro lado, el Culto. El Culto es una secta que intenta gobernar el mundo a través de ciertos poderes (es parte de la historia descubrir esos poderes) y nosotros, tendremos que ir matando uno a uno a cada miembro de ese culto hasta dar con el cabecilla.

Una vez hecho ésto, el juego se puede dar por terminado (a no ser que te quieras alargar más de 100h para completar secundarias y demás desafios). Esto se dice pronto; pero como mínimo, te puede llevar unas 60h; ya que hay ciertos enemigos que para poder vencerlos tendremos que contar con un nivel alto; y para ello tendremos que hacer un buen número de secundarias.

También hay lugar para el romance con total libertad de elección

Es aquí donde entra la parte entretenida de Assassin's Creed Odyssey. Ubisoft no lo ha hecho mal implementando en esta saga (al igual que en Origins), ese componente RPG que hace que nuestro personaje tenga cada vez más habilidades, fuerza, salud, mejores armas y armaduras.

Nuestro barco también juega un papel muy importante en el juego, y de hecho su uso es obligatorio. Ya que algunos miembros del Culto, se encuentran en naves muy poderosas que tendremos que destruir. Y para ello no nos quedará más remedio que ir mejorando nuestro barco, recolectando ciertos recursos.

De Assassin's Creed Odyssey he leído opiniones de todo tipo. De gente que se aburre a las 10h y de gente que se le echa 150h o más. Yo me voy situar en un término medio. Me lo he pasado muy bien durante todo el juego; pero una vez terminada la historia principal, no me quedan demasiadas ganas de seguir jugando; y es que, es cierto que las secundarias se vuelven un tanto repetitivas.

La portadora del águila contará con muchos amigos (y enemigos) en su aventura

Eso sí, hay que decir, que ciertas partes del juego molan mucho; como por ejemplo cuando te enfrentas a criaturas mitológicas como el Cíclope, Medusa o Jesucristo el Minotauro. 

¿Mi consejo? Juego muy recomendado, sobre todo para perderse por su grandioso mapa, tan bien recreado. Y disfrutar de los combates y esa parte de RPG que te mantiene enganchado hasta el final. Y aunque tengo aquí entre mis manos Valhalla, vamos a darle un pequeño respiro a la saga antes de continuar.

domingo, 22 de noviembre de 2020

Full Throttle Remastered TERMINADO en PC

Full Throttle es una de esas aventuras de Lucas Arts que nunca me han llamado la atención. En su día me hice con la versión "Reactívate"; pero ahí se quedó y aquellos hechos que nunca debieron caer en el olvido, se perdieron en el tiempo. La historia se convirtió en leyenda, la Leyenda en mito, y durante 2.500 años el juego pasó desapercibido.
 
 
Entonces si tan poco me llama,  ¿por qué jugarlo ahora? Principalmente porque la edición remasterizada (que ya tenía en Steam), está ahora también en Microsoft Game Pass con el aliciente de poder sacarle los logros (trofeos para los que son más de PlayStation).

Eso sí, sé que tiene delito; pero hay que ir con la verdad por delante. Dado que mi interés estaba más en los logros que en conocer el propio juego; me lo he pasado con una guía por delante (de principio a fin).


Dada las circunstancias, no me encuentro en posición de hacer una crítica muy objetiva. El argumento del juego me ha parecido aburrido. Encarnamos el papel de Ben, un motero que es acusado de un crimen que no ha cometido y que además, tiene que salvar la empresa de motos más importante del país, cuyo malvado y futuro dueño pretende convertir en una compañía de autocaravanas. 

Full Throttle está muy lejos de obras como Grim Fandango o Day of the Tentacle. Tim Schafer creo que no estuvo demasiado inspirado con este juego; aún así para gustos... Es además un juego muy corto (más con guía claro); aunque teniendo en cuenta lo poco que me estaba gustando, se agradece.

Full Throttle tuvo el honor de estrenar el menú de acción que pudimos ver posteriormente en Curse of Monkey Island. También introdujo alguna mecánica diferencial como las peleas de motos (odiosas desde mi punto de vista). 

En definitiva, una aventura que tarde o temprano tenía que jugar (como otras que sigo teniendo pendiente); pero como me esperaba, no me ha gustado, ni la puedo recomendar.

sábado, 21 de noviembre de 2020

Mafia: Definitive Edition terminado en XBOX ONE

Pues no me da el tiempo para mucho. Ya hace casi un mes aproximadamente que terminé Mafia: Definitive Edition y aún sin publicarlo aquí. ¡Qué no se pierdan las buenas costumbre!

Como todos sabréis (esto se estudia en los colegios), Mafia apareció en 2002 que contaba la historia de Tommy Angelo, un humilde taxista que sin comerlo ni beberlo, se vio envuelto en un altercado entre dos bandas rivales (bandas mafiosas, no de música) y acabó siendo una pieza más de una de ellas.

El juego fue un rotundo éxito (al menos a nivel de crítica) en aquella época por su gran narrativa, apartado técnico, mapeado, variedad de misiones, banda sonora, doblaje, etc. La verdad es que pocas cosas se le podían achacar al Mafia original; si acaso, su dificultad en algunas zonas.

El modelado de Tommy puede resultar extraño a los que jugaron el original

Esta dificultad fue la que hizo que yo no terminara el juego (aunque sí lo dejé bastante avanzado) y fuera un compañero el que terminara alguna misión del final. Igualmente, disfrutamos mucho viendo como acababa la historia de Tommy y la banda de Don Salieri.

Hablar de Mafia, es hablar de uno de los juegos que marcó una generación. Junto a GTA III, fueron los grandes exponentes de aquel año; un juego sin duda que se merecía una puesta al día para que las nuevas generaciones tuviesen la oportunidad de disfrutar de esta obra; y los más viejo, pudieramos volver a disfrutar de aquellos años 30.

El apartado técnico es notable y posiblemente sea mejor en PC
La versión que yo he jugado es la de Xbox, que al igual que la de PS4, viene con una funda de cartón  con el arte del juego, que envuelve al estuche. Existe además una versión que incluye la trilogía, la cual viene incluso mejor presentada; pero que aún no me he hecho con ella por su precio y porque ni Mafia 2 y mucho menos, Mafia 3; están a la altura del primero.

Y ahora sí, hablando sobre este remake, la verdad es que hay muchas cosas buenas que decir. Para empezar, su precio. Este juego salió con un precio reducido de 35€ (que en mi caso han sido 25€ gracias a los cupones de 10€ de Fnac).

Otro detalle de agradecer es que haya llegado traducido y doblado al castellano. Y en algunos casos, con las mismas voces que el juego original, como es el caso de Tommy. Algo impresionante, teniendo en cuenta que han pasado 18 años desde aquel primer lanzamiento y los dialogos han cambiado (quiero decir que las voces se han tenido que grabar de nuevo). La radio ha perdido algunos de sus icónicos temas y el detalle que las noticias las den en inglés, hacen que el apartado referente a la música pierda un punto. No es nada grave; pero el detalle está ahí.

El apartado técnico es notable; pero no sobresaliente. La ciudad de Lost Heaven luce muy bien; pero tampoco sorprende. Desempaña un poco el resultado final el modelado de algunos personajes como Sam o Paulie; que creo que en el Mafia original tenían algo más de carácter. Pero esto es poniéndonos exquisitos, como ya exige la edad.

Mafia es un claro homenaje a la saga de Star Wars con leves pinceladas de El Padrino
No hay que olvidar el hecho de incluir a lo largo del juego coleccionables y logros/trofeos, para que los más completistas tengan algunas horas más que dedicarle a este gran juego. Yo sólo le he sacado 500G de los 1000 que tiene en Xbox en unas 12h. La vida es corta y hay muchos juegos por jugar. 

Por último, y es de agradecer, el que hayan añadido diferentes niveles de dificultad y nuevos puntos de guardado, que hacen que la experiencia del juego se pueda adaptar a prácticamente cualquier tipo de jugador. Desde los más mancos como yo, hasta los más profesionales como yo. Ahora ya la policía no te perseguirá si eliges el nivel de dificultad normal, por saltarte un semáforo o superar la velocidad máxima. Por supuesto, existe el nivel de dificultad clásico; para quien quiera la experiencia original. Creo que este párrafo me ha quedado muy mal redactado; pero no lo pienso cambiar.

Y hasta aquí este pequeño resumen/homenaje a este gran juego. ¡Hasta la próxima!

jueves, 15 de octubre de 2020

Monkey Island cumple 30 años

El 15 de octubre de 1988 nacía uno de los juegos y aventuras que más influyeron en toda una generación de jugadores: The Secret of Monkey Island.

Eran mediados de los 90 cuando pude hacerme con un ordenador 20826 de segunda o tercera mano. Un ordenador muy antiguo pero que me sirvió para iniciarme en el mundo de la informática. El primer juego que caté y cuyo género me quedé prendado fue Maniac Mansion. Era tan diferente a los juegos que había jugado hasta entonces en Nintendo NES. 

¿Y ahora qué hacemos?

Una tarde, un chaval un par de años mayor que yo, quiso enseñarme su ordenador. Un flamante 80386 con monitor en color (el mío era en blanco y negro) y impresora matricial. Me llevaba siglos de ventaja; pero lo que más me llamó la atención fue sin duda el juego que me enseñó: The Secret of Monkey Island.Si ya me pareció una pasada poder moverme con total libertad por una mansión llena de chiflados; la idea de moverme por todo un archipielago en mitad del Caribe era de locura.

Por supuesto, me hice con aquel juego de forma poco ortodoxa y desde entonces me marcó para siempre. Junto con Half-Life, son las 2 sagas que más me han gustado y de las que nunca me canso jugar.

¡GROG, GROG, GROG!

Cuando comencé a jugar, recuerdo que uno de los sitios donde más tiempo pasé atascado (por aquel entonces eso de buscar las cosas en Google no se llevaba), fue al llegar al interior de la cabeza de mono en Monkey Island. No sabía que tenía que hacerme con la cabeza del navegante y ya sabéis. 

En aquella época los juegos no te ayudaban a avanzar. No tenías un rombo flotante sobre el mapa con tu destino, ni pistas para resolver el puzzle. Era parte de la magía de aquellos juegos.

Ojalá algún día Ron Gilbert pueda recuperar la franquicia y al menos darle un final a esta saga como se merece.