jueves, 7 de agosto de 2014

Recordando Juegos 8. Tomb Raider II

Tomb Raider es el ejemplo de una saga que ha sabido reinventarse y adaptarse a los tiempos que corren.  Todo comenzó en Sega Saturn en el año 96, en PC la versión recibida estaría basada en MS-DOS y el soporte 3D sería exclusivo de 3Dfx.

Casi sin tiempo, después del éxito cosechado por la primera parte, llegaba Tomb Raider II con la misma mecánica, aunque con algunas mejoras, al menos en el aspecto gráfico, dando soporte esta vez sí, a DirectX. Era el año 1997, y estabamos en los albores de la guerra de las aceleradoras 3D, con las RIVA 128 (precursoras de las TNT de nVidia y Ge-Force) y las primeras Voodoo.

En aquella época yo vivía en una capsula del tiempo con un fantástico 80486 DX-II a 66Mhz, muy lejos me quedaban estos monstruos informáticos de la época, y no sería hasta el año 1999, cuando me compré mi primer equipo totalmente nuevo: AMD K6-II 400 + Savage 3D 8MB; un equipo muy resultón que me permitió jugar mi primer juego con Lara Croft: Tomb Raider II.

No, no empecé con el primero, por ninguna razón en especial. El segundo capítulo de la saga cayó antes en mis manos, y por entonces, uno no era nada exquisito, lo primero que caía, a eso se le daba (estoy hablando de videojuegos).

El juego comenzaba en la Gran Muralla China. Aunque de muralla no se veía mucho, ya que al poco tiempo estabas dentro matando arañas y empujando monolitos que debían de pesar toneladas.



No llegué a terminar el juego, de todas las veces que lo he intentado me acabo quedando en una especie de hangar donde había una gran piscina en el centro y algo sumergido o semi sumergido, no recuerdo exactamente si era un hidroavión, un submarino o un caballo rumano volador.

Eso sí, mi parte preferida, y me imagino que la de muchos, siempre será sin lugar a dudas: Venecia. Los "paseos" en lancha, el puzzle para salir de allí mientras sonaba la campana,... tenía algo especial.


Aunque tampoco desmerecía mucho los alrededores a la entrada del teatro y el teatro en sí. A partir de ahí, para mi gusto el diseño de niveles bajaba.


Además puedes jugarlo sin ningún problema en sistemas actuales a través de la plataforma Steam.

martes, 22 de julio de 2014

Kindle Paperwhite

Dicen que el saber no ocupa lugar, pero los libros ocupan estanterías. Posiblemente los más puristas se resistan a dar el salto al libro electrónico, y puedo entender sus razones. Yo seguiré adquiriendo mis libros técnicos en papel por comodidad a la hora de consultarlos y hacer anotaciones.

Pero para la literatura creo que el ebook es un excelente formato, y en especial este Kindle Paperwhite tiene muy buenas razones para ser un perfecto compañero de viaje y de mesita de noche.

En primer lugar el DRM es de Amazon. Como muchos sabréis, la tienda de libros de Amazon es posiblemente la mayor de todas, con ofertas de bestsellers diarias y clásicos gratuitos. Además, nada te impide coger calibre y convertir tus ebooks DRM-Free a tu Kindle.

El segundo gran argumento de este kindle, y aunque ya hay varios en el mercado que lo imitan, es contar con una pantalla táctil retroiluminada. Y podrás pensar, ¿eso gastará mucha batería?, ¿es molesta la luz?

Pues la respuesta en ambos casos es negativa. De hecho, aunque suene increíble, la batería ha sido mejorada respecto al kindle normal y la luz, además de regulable es muy natural, no molesta para nada la vista, y te permite leer de noche sin necesidad de tener la lámpara de la mesita de noche encendida.

Y como un artículo sin fotos no es mi estilo, aqui el unboxing:




sábado, 5 de julio de 2014

LG G2

Después de muchos Galaxy llegó el momento de olvidar un poco su Touchwiz, bootloader bloqueados y su Knox. 

El Samsung Galaxy Note 3 en algunos aspectos defrauda, una batería peor que la de su antecesor, una cámara que no mejora la del Note 2, y aunque en diseño, funcionalidades y pantalla ha ganado, no deja de ser un refrito con Touchwiz; una interfaz que desde el Galaxy S a penas ha sufrido mejoras (hasta la llegada del S5).
 

El G2 es un terminal que arriesgó con un diseño atrevido, unos marcos muy finos, soporte oficial de CyanogenMod y una serie de mejoras que he podido comprobar de primera mano que superan al Note 3, como son cámara y duración de batería (que no amperaje). Es por ello que se ha convertido en mi nuevo terminal.

¡Pero si ya está fuera el G3!

Cierto, el G3 ya está en el mercado, con su flamante pantalla 2K, batería extraible y ranura SD.

Lo cierto es que no he llegado a ver esa pantalla 2K, dicen que se nota si miramos contenido en 2K, pero hay que fijarse mucho para llegar a apreciar esos detalles. Personalmente me parece más una jugada de marketing que otra cosa.

La batería ha sido un paso atrás, y era de esperar. Más resolución, más tamaño, más consumo. La cámara sólo ha mejorado en un aspecto: velocidad de enfoque. Y aunque el altavoz es ahora de 1W de potencia, a mucho volumen distorsiona. 

¿Y después qué...?

Con todos los buques insignias en el mercado, hasta 2015 no toca renovación, no ninguna novedad a la vista... pero quien sabe, igual esta vez Apple sorprende. Habrá que esperar a que pase el verano.