miércoles, 27 de mayo de 2009

¡BIBA la Blanca Paloma!

Sí, viva la Blanca Paloma.

Ayer medía hora para recorrer un kilómetro detrás de un monton de tractores con remolques donde la gente se pasan varios días medio borrachos (la otra mitad son niños) y tocando las palmas al son de no sé qué ritmo tribal para invocar a su diosa: una estatuilla no muy agraciada pero con poderes divinos, supuesta madre de éste hombre:



No es que tenga nada en contra del Rocío y sus peregrinos, me parece genial que cuanta más gente se vaya del pueblo, más tranquilos nos quedamos los que seguimos haciendo nuestras vidas. Pero 2 días en particular (la ida y la vuelta), los que no tenemos culpa de nada tenemos que sufrir las consecuencias de cientos de personas y vehículos agrícolas tirando de bonitas carabanas que pasan e incluso se establecen en nuestro pueblo a pasar la noche. (Y de paso ensuciar todo de excrementos de buey/caballo y basura inorgánica).

Cohetes y fuegos artificiales a altas horas de la noche, atascos kilométricos. Ya de por si la entrada/salida a Sevilla es un suplicio... si además te encuentras con este tipo de problemas en tu propio pueblo y alrededores es difícil controlarse y tener paciencia.

Ayer por la tarde noche, mientras hacia un recorrido de 3 kms que une Umbrete con mi pueblo, tuve la mala suerte de ir justo detrás de la última carreta de una hermandad. Detrás de ellos yo =D (el burro delante) y una lista interminable de coches que aburridos y fastidiados no dejaban de tocar el claxón. El tractorista de la última carreta no aguantó más, se bajó aparentemente irritado y gritando amenazó a la sufrida cola con atravesar el tractor en mitad de la carretera para que no pasara nadie (todo ésto delante de la guardia civil de tráfico).

Su chiste, evidentemente, no hacía más que animar al resto de conductores a tocar más y más el claxón de su vehículo para la desesperación del conductor de la cabalgata folclórica.

Estando en primera fila, y sin ganas de tener problemas con el descontrolado chofer; no participé en la festiva celebración que mis compañeros de cola estaban llevando a cabo; aunque en ese momento no me hubiera importado estar 3 ó 4 posiciones más atrás para unirme a ellos, moderadamente... >:)

No es la respuesta más idónea hacia una costumbre tan arraigada en nuestra tierra, pero de alguna forma hay que liberar la tensión que genera recorrer 1 km en media hora detrás de una panda de paletos devotos cristianos que tocan las palmas y beben manzanilla con ridículos disfraces bonitos atuendos.

Gracias a la Guardia Civil que después de ese interminable millar de metros desvió a los cristianos-paganos hacia un descampado; dejando que los demás pudiesemos continuar nuestra marcha sin más contratiempos.

PD1: ¿no era la paloma la rata con alas?
PD2: ¡Viva la blanca Paloma!
PD3: Esta entrada puede herir la sensibilidad del rociero, en ese caso, le aconsejo no haber leido el texto anteriormente citado. =)

2 comentarios:

Víctor Ruiz dijo...

Creo que no se puede decir con más clase lo que te gusta el rocío, estoy totalmente de acuerdo contigo, las palomas son las ratas del aire, bien lo dice Marcia Ruiz Escribano.
En definitiva muy buena actualización ¡¡

loixartx dijo...

Hola Victor,

gracias por tu comentario. No nos queda otra que aguantarnos. Al menos ya sólo queda la vuelta ;)

Un saludo!!