domingo, 10 de mayo de 2009

Nuestra posición dentro del Universo

Me encontraba surfeando por foros de temática galáctica y extraplanetaria donde una mente pensante preguntaba por nuestra posición dentro del universo (¿más al centro, mas a la derecha o somos un planeta sureño?) Sin un eje de coordenadas establecido, todo es relativo... pero intentemos situarnos, a ver qué conseguimos.

Para empezar a responder viajemos al momento cero. Solemos imaginar el Big Bang como una explosión que se generó en un punto en concreto y a partir del cual el Universo se comenzó a expandir quedando ese punto quizás como centro del Universo.
Estaríamos mal interpretando la teoría, ya que ese punto no existía, el universo no existía antes del Big Bang. La explosión fue una contracción y fuerte expansión simultánea de todo el vacío de energía.



Quizás esta introducción pueda parecer una simple evasión a la pregunta original:

- Ok, de acuerdo, me importa muy poco como se originó el universo, si tiene forma de globo, si se está expandiendo continuamente o nos estamos contrayendo... yo quiero saber dónde estamos ahora.

El Universo se está expandiendo, prueba de ello es que nos alejamos de otros grupos de galaxias; no de nuestro grupo local, pero sí del resto. Para situarnos dentro del universo debemos primero saber que forma tiene éste en un momento determinado (debemos tener en cuenta que el Universo no tiene borde):



¿Cúbica? Poco probable, ¿esférica? , ¿es una hiperesfera el universo?
Imaginemos por un momento que nuestro universo es un globo. Todo el universo visible se encuentra en la superficie de éste. De modo que a medida que hinchamos el globo, nuestro universo se expande, los grupos de galaxias se van alejando entre sí.

Imaginemos un Universo entonces en 2D, como si de una hoja de papel se tratara (¡ojo, analogía!). En nuestro universo solo tenemos largo y ancho, la idea de que nuestra hoja de papel tenga fin es extraña, tan extraña como la idea de que nuestra hoja de papel sea infinita. Pero ¿si cogemos nuestro folio y unimos 2 de sus bordes? Obtenemos un cilindro, sin bases. Esta idea aplicada a nuestro universo nos llevaría a que éste no tiene principio ni fin. Si congelaramos su expansión y tuvieramos un vehículo que nos permitiera recorrerlo rápidamente podríamos salir de un punto y volver a éste sin variar nuestro sentido de la marcha.

Centrándonos un poco más en el Universo real y no en sencillos ejemplos tenemos que tener en cuenta que la geometría del Universo, según la teoria de la Relatividad de Einstein viene dada por la fuerza de gravedad de cada punto (recordemos que la gravedad deforma el espacio-tiempo). Y aunque existe mucho vacío dentro del Universo (imaginemos por ejemplo el espacio que hay entre planeta y planeta, estrella y estrella, galaxias y galaxias); si nos pudiésemos alejar lo suficiente observaríamos un Universo homogéneo; es decir, la materia está distribuida de forma equitativa, siendo la densidad del Universo p y el tipo de geometría isotrópica.



Dependiendo del valor de "p" podemos saber si tenemos un universo Elíptico, Hiperbólico o Euclídeo. Podemos calcular el valor de "p" observando las galaxias y estudiando la luz que emiten para averiguar su masa. El problema es que sólo podemos observar un pequeñísimo porcentaje del Universo visible. Se cree que la materia que forma el Universo visible (galaxias, estrellas y demás) no es más de un 4% del total de la materia del Universo. El resto es matería y energía oscura (parte del universo no observable) dificil o imposible de medir hoy en día.

- Ok, ok, todo eso está muy bien; pero, ¿cuál es nuestra posición dentro del Universo?

Emm.... THE END

1 comentario:

edier fabian dijo...

jejejejeje si esta bueno el comentario al final ...y tosdo lo deas es muy sabio